motorhome

Su versatilidad y sus comodidades hacen de este transporte una opción para cualquier estación del año. En invierno, eso sí, hay que tomar medidas adicionales, sobre todo si se viaja a la Patagonia. Hicimos un viaje de más de mil kilómetros por la Patagonia chilena y argentina arriba de un motorhome, en la época en que el frío congela los lagos y el blanco de la nieve cubre todo el paisaje. Acá, 5 consejos que sacamos en limpio.

Viajar en motorhome es una experiencia en sí misma, independiente del destino. Nosotros tomamos las llaves de una en Punta Arenas, para completar un itinerario que marcaba las Torres del Paine, Ríos Gallegos, El Calafate y, si alcanzaba el tiempo, llegar a Ushuaia. 10 días donde aprendimos, a puro error, los siguientes consejos.

1. Cuidar el generador

Una casa rodante promedio tiene un generador que soporta hasta dos horas de autonomía. De eso va a depender la luz, el agua y la calefacción de la casa rodante. La primera noche de nuestro viaje fue en las Torres del Paine, a las afueras del hotel Las Torres. El generador se apagó a las dos horas y no había dónde conectarse a una corriente. Las ventanas se escarcharon por dentro y ya fue imposible dormir, con una temperatura de 10 grados bajo cero. Si no se está conectado a una corriente, usar la energía de la forma más eficiente posible. Buscar siempre lugares donde conectar la corriente, porque el invierno en Patagonia se siente y hay que tener calefacción. Estaciones de servicio o campings equipados hacen el trabajo.

 

 

2. Ojo con el agua y sus colores

Todos los días hay que verificar el nivel de los tanques de agua fresca, agua gris y agua negra. El agua fresca es la que se carga directamente de una llave. Luego de lavar los platos, las manos o ducharse, esa agua se convierte en agua gris; y, luego de ir al baño y tirar la cadena, en negra. Es necesario una vez al día mezclar el agua con un líquido que degrada los desechos en el agua. El estanque de agua potable, en uno de estos vehículos para cinco pasajeros, tiene 140 litros, mientras que el de agua caliente es de 23 litros. Planificar bien el uso del agua también es tarea importante.

 3. Planifica muy bien

Aunque todo viaje tiene siempre una cuota de improvisación, una ruta arriba de un motorhome requiere un poco más de organización. Los peajes, estaciones de servicio, papeles para sacar el auto del país en caso de hacerlo, presupuestos, paradas en estaciones, etc. Hay que saber la capacidad de los estanques (208 litros en nuestro caso) y el rendimiento del auto, que normalmente son muy bajo, dado el peso y cilindrada de los vehículos. En nuestro viaje sufrimos una pana de bencina por no hacer bien los cálculos del rendimiento del auto,  versus los kilómetros que recorreríamos. Estábamos bastante adentro del Parque Torres del Paine y nos costó varias horas entre ir a Punta Arenas y volver con la bencina. Gracias a esa falta de planificación no pudimos hacer el recorrido hasta Ushuaia. Así que cuidado, porque un error de cálculos te puede tachar automáticamente un destino de tu ruta.

4. Ojo donde estacionas

Parte de la planificación es tener un mapa marcado en dónde estacionar para pasar la noche. Existen zonas autorizadas y algunas exclusivas para los motorhomes. Lo más recomendable es hacerlo en un camping, para poder tener más lugar, seguridad, baños y corriente, clave para el funcionar de estas máquinas. De estacionar en un lugar no permitido, correrás la misma suerte que un auto particular: una multa. En Torres del Paine, por ejemplo, se cuenta con áreas de pernoctación de vehículos tipo casa rodante en Serrano, Pehoé y Laguna Azul, además de los estacionamientos autorizados para pasar la noche en estos vehículos, como Portería Laguna Amarga, Portería Sarmiento, Sector Pudeto, Guardería Grey y Sede Administrativa.

 

 

 

5. Atención a las medidas del auto

Otro de los puntos a los que hay que tomarle la mano es al tamaño del vehículo. El de porte mediano tiene un alto de 2,50 metros por 2,10 de ancho y 6,70 de largo, muchísimo más que un auto estándar. Por eso estacionar es todo un tema, hay que tener cuidado con las ramas bajas de los árboles y con las alturas máximas de entradas o puentes. En la carretera no hay problemas, pero cuando entras a una ciudad hay que tener ojo con las dimensiones. Estacionar una de estas máquinas en alguna calle seguramente te tomará más de un intento.

motorhome

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*