Se acabó la espera. Los esperados protocolos sanitarios para hoteles y restaurantes ya están a disposición para la industria turística nacional. Considerados como un paso fundamental para que las empresas comiencen a prepararse para una reapertura segura, el Ministerio de Economía y la Subsecretaría de Turismo anunciaron que el Ministerio de Salud dio luz verde a las normas que condicionarán la reapertura de restaurantes, hoteles, cafetería, bares y lugares de alojamiento.

Lucas Palacios, ministro de Economía, Fomento y Turismo, explicó que “esto no es una orden de apertura inmediata», lo que busca la autoridad es que las pymes y empresas del sector comiencen a implementar estas medidas y se vayan preparando para los meses de reactivación que vendrán en la medida que la crisis sanitaria baje de nivel. «Esto incluso puede ir aplicándose en regiones, en las comunas donde el contagio sea bajo”, señaló.

El objetivo de estos documentos es proteger tanto la salud de los trabajadores, como la de los turistas y por ello entregan recomendaciones generales acerca de cómo se deben desinfectar y limpiar los espacios de trabajo y de atención al turista, la forma de relacionarse con el cliente (con distanciamiento físico, toma de temperatura, entre otros), la forma de operar con los proveedores y cómo enfrentar un caso de Covid-19 positivo.

Las autoridades del turismo destacaron que, en una segunda etapa, se pondrán a disposición recomendaciones para segmentos más específicos como centros de esquí, eventos corporativos, agencias de viajes y tour operadores, guías de turismo, turismo aventura, turismo rural, enoturismo, áreas silvestres protegidas y para turistas.

Para el sector privado, la elaboración de protocolos que dio a conocer el gobierno «es una buena noticia, ya que permite tener un marco concreto sobre el cual las empresas del rubro podrán operar una vez estén dadas las condiciones para retomar la actividad», señaló Ricardo Margulis, presidente de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur). Margulis recordó que «el turismo es uno de los sectores más golpeados por la pandemia y establecer en qué condiciones podremos operar, entrega algo de certidumbre en un escenario altamente incierto».

Protocolos en hoteles

Como en cualquier otra parte, desde el supermercado hasta en la calle, una de las condiciones será guardar la distancia de seguridad y disponer de materiales de higiene en diversos puntos del establecimiento. Previo a la reapertura, se deberá realizar una limpieza y desinfección exhaustiva. Se recomienda que la desinfección sea de carácter periódico.

Una vez en funcionamiento el local deberá tomar en consideración las siguientes normas: 1.) Disponer zonas segregadas de entrada y salida con señalética visible a distancia. 2.) Establecer en las entradas y salidas mecanismos de desinfección de manos (alcohol o alcohol gel) y de zapatos por medio de pediluvios. Restringir la cantidad de accesos disponible y sólo dejar habilitados los accesos principales. 3.) Promover sistema de reservas previas mediante sus páginas web, redes sociales o número telefónico, a fin de evitar aglomeraciones. 4.) En lo posible, contar con termómetros infrarrojos para tomar la temperatura de los clientes antes de ingresar al establecimiento y/o hacer una revisión visual de su estado de salud. 5.) Diseñar un proceso para garantizar que los clientes que esperan ingresar al establecimiento se mantengan con la distancia mínima establecida, como, por ejemplo, demarcación de espacios con distancia.

Respecto de la limpieza y desinfección la administración debe definir, implementar y controlar un plan de limpieza, desinfección y sanitización rutinaria de todas las áreas de establecimiento, especialmente en zonas de alto contacto (botoneras, manillas de mamparas, pasamanos, mostradores, barras, manillas de las puertas, muebles, suelos, teléfonos etc.), y limpieza y desinfección periódica de pisos y superficies de todo el establecimiento, como así mismo respecto a la cocina y servicios sanitarios. El uso de mascarillas será obligatorio para los trabajadores del hotel y el lavado de manos debe ser constante.

Medición de temperaturas

Los turistas deberán llenar una declaración de salud por medio de cuestionarios online o in situ con códigos QR o de barras, la que deberá ser entregada a su llegada. Además se deberá medir la temperatura con termómetro infrarrojo y/o hacer una revisión visual de su estado de salud.

Se recomienda evitar adornos, compartir bolígrafos y se fomentará el pago con tarjetas bancarias o transferencias electrónicas. Los hoteles también desinfectarán las llaves, las tarjetas y todas las áreas comunes. En cuanto al servicio de estacionamiento, debe evitarse la manipulación de autos por parte del personal.



    ¿Adiós al buffet?

En el caso del buffet de desayuno y almuerzo —uno de los placeres de alojarse en un hotel— se recomienda su eliminación. A cambio, muchos hoteles lo ofrecerán como servicio a la habitación o room service con estrictas medidas sanitarias, sobre todo en el personal que debe usar guantes, mascarillas y evitar acceder a la habitación. En el caso de que no se pueda eliminar este servicio, se aconsejan implementar fórmulas como, por ejemplo, el buffet asistido con pantalla de protección, a través de emplatados individuales y/o monodosis tapados también con pantalla de protección. Lo que se busca es evitar la manipulación de los alimentos directamente por los clientes y minimizar el autoservicio.

Zonas de uso común y piscinas

El protocolo no prohibe el cierre de zonas de usos comunes, como salas de juegos, gimnasios, piscinas, saunas o zonas de recreo, sin embargo entrega criterios de desinfección, aforo, distancia social, lo que obligará a muchos establecimientos a remodelar, rediseñar y reacondicionar estos espacios. Algunos se cerrarán, otros se adaptarán y/o sufrirán cambios sustanciales. En todas la áreas se deben definir los aforos. En el caso de las piscinas junto con una desinfección exhautiva y periódica —los baños y saunas cada una hora— se exigirá una adaptación de un área exclusiva para entrega de toallas limpias y colocación de un contenedor exclusivo para depósito de toallas sucias. La disposición de mesas, sillas, camastros, sombrillas, etc. para asegurar un aforo máximo de sana distancia se recomienda un mínimo de 1.5 metros.

Clientes con Covid-19 positivo

El documento del Gobierno también describe un protocolo de actuación en caso exista una detección de una persona enferma o diagnosticada de Covid-19. También señala que ante una posible declaración de cuarentena o aislamiento del establecimiento estas serán «determinados por las autoridades sanitarias». En caso si un cliente da positivo de Covid-19, pero no requiere hospitalización, el cliente permanecerá aislado en su habitación hasta completar los 14 días de cuarentena obligatoria. El costo de la estadía durante el tiempo que se mantenga el aislamiento debe ser financiado por cada visitante. El documento señala que la autoridad sanitaria procederá a identificar los contactos estrechos e indicar las personas que les corresponderá una cuarentena obligatoria. Será atendido por un personal designado para ello, quien deberá seguir las medidas que se indican en el documento descargable.


Puedes descargar los protocolos de alojamientos turísticos pinchando aquí


Protocolos en restaurantes

Al igual que en los hoteles, los establecimientos gastronómicos previa a la reapertura deberá realizar una limpieza y desinfección exhaustiva del establecimiento.

Respecto a las entradas y salidas al local, los emprearios deben disponer zonas segregadas de entrada y salida con señalética visible a distancia y junto con ello deben disponer mecanismos de desinfección de manos (alcohol gel). Se eliminan las salas de juego, de descanso, las áreas infantiles y juegos de niños. Se recomienda que en lo posible los clientes solo ingresen con previa reserva mediante sus páginas web, redes sociales o número telefónico.

El protocolo recomienda contar con termómetros infrarrojos para tomar la temperatura de los clientes antes de ingresar al establecimiento y/o hacer una revisión visual de su estado de salud. En caso de presentar algún síntoma, deberá prohibirse su ingreso, y sugerírsele que se dirija a un centro de atención de salud cercano, entregándole un listado de centros asistenciales donde recurrir. Los clientes deberán lavar sus manos con alcohol y/o con jabón en lavaderos al ingreso y/o en sus mesas. Las mascarillas deben ser guardadas en bolsillos o carteras, evitando dejarlas en la mesa. Se limitarán las reservas de acuerdo con la capacidad de atención, a fin de evitar las aglomeraciones en los locales.

En lo posible se recomienda eliminar las cartas de menú y sustituirlas por otra forma de mostrar la oferta de cada establecimiento. Se sugiere por ejemplo que el menú se encuentre escrito en una pared, en individuales, o en las redes sociales o página web del establecimiento en donde cada cliente pueda revisarlas desde su celular o por medio de códigos QR.

Al igual que los hoteles los restaurantes deberán colocar mucha señalética y carteles informativos en comedores, baños y accesos, carteles informativos tanto para clientes, como para el personal y proveedores, además de marcas en el suelo como las ya nos hemos acostumbrado a ver en los supermercados, bancos y tiendas para que las medidas de distancia social se cumplan. El uso de guantes, mascarillas y gel hidroalcohólico por todas partes, hasta en las papeleras, será un denominador común.


Puedes descargar los protocolos para restaurantes, café y otros establecimientos análogos pinchando aquí


Subsidios

Conscientes que estas normas generarán gastos e inversiones importantes en muchos establecimientos y reticencias por parte de los clientes, el Ministerio de Economía anunció subsidios para que tanto hoteles y restaurantes puedan financiar sus cumplimientos. Aun así se espera que estos mayores costos se traspase a precio. Sobre todo si se considera que habrá un límite de aforo importante que nos les permitirá funcionar a máxima capacidad. También se espera una reducción de clientes mayores de edad, ya que tendrán más dificultades que las habituales para viajar, ya sea por recomendaciones médicas, de las mismas autoridades o por su propio temor ante el coronavirus. Con estas medidas una tendencia esperada es que muchas personas opten por vacacionar en departamentos turísticos, cabañas o en vehículos tipo motorhome.

 

 

 

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*