Lago-Chungara

Conformada por el Parque Nacional Lauca, la Reserva Nacional Las Vicuñas y el Monumento Natural Salar de Surire, la Reserva de la Biósfera Lauca es una estampa asombrosa, plástica y colorida como un pintura impresionista, de una belleza perturbadora, pura e intacta. Toda esta amplia zona de 138 mil hectáreas, y con un entorno medioambiental altamente frágil y vulnerable, está complementada por una vegetación frondosa de tolares, humedales de altura —llamados bofedales— y una fauna nativa habitada por cuatros especies de camélidos, zorros culpeos andinos y gran una variedad de aves, entre las que destacan las coloridas parinas —muy similares a los flamencos—, el pato jergón, las taguas gigantes, el cuervo de pantano y el exuberante ñandú de Darwin, también conocido como suri. Un verdadero safari fotográfico en las alturas.

TREKKING POR EL PARQUE NACIONAL LAUCA

TREKKING-COTACOTANI

Ideal para hacer excursiones en contacto con la naturaleza, el Parque Nacional Lauca ubicado en la parte norte de la reserva, cuenta con una buena red de senderos que, con diferentes niveles de dificultad y características paisajísticas, te llevan a rincones insólitos, que te permitirán apreciar la geodiversidad, biodiversidad y cultura altoandina. Uno de los más recomendable es el circuito que conecta el lago Chungará con las lagunas de Cotacotani y el poblado de Parinacota.

El recorrido de 15 km se inicia a poco más de 4500 msnm, en el borde dellago Chungará —considerado el lago no navegable más alto del mundo— y en cuyas aguas se reflejan los volcanes Parinacota y Pomerape. Son los denominados Nevados de Payachatas, que juntos constituyen uno de los más hermosos paisajes naturales del altiplano chileno.

La primera escala del circuito son un conjunto de cuatro lagunas  —conectadas entre sí por canales y bajos naturales— llamadas Cotacotani. Una vez que dejes atrás estas sorprendentes lagunas altiplánicas, se inicia un suave descenso por un costado del bofedal de Parinacota, lugar también lleno de vida en el que regularmente pastorean llamas, alpacas y vicuñas. Este es el lugar en que nace el mítico río Lauca, que luego de cruzar la cordillera de los Andes, desemboca en el lago Coipasa, en Bolivia.

Continuando con el recorrido llegarás al poblado de Parinacota, en el cual es posible apreciar diversas construcciones de estilo arquitectónico tradicional, entre las que sobresale su iglesia, que data del siglo XVII, con un llamativo campanario de estilo barroco andino.

EN LAS ALTURAS DE LA RESERVA LAS VICUÑAS

VICUÑAS

Su impresionante diversidad paisajística, la presencia de intensos salares y activos volcanes, su atractiva fauna endémica y sus solitarios pueblos de origen aymara, configuran la extensa Reserva Nacional Las Vicuñas. La unidad destaca principalmente por la protección y manejo sustentable de la vicuña, además de una interesante avifauna en las que destacan el cóndor, la kiula o perdiz de la puna, el pato juarjual, el aguilucho, entre otros.

Aquí se encuentran diversos vestigios de las culturas precolombinas, tales como los altares de origen aymara, donde aún un puñado de solitarios hombres y mujeres realizan la wilancha, un ancestral sacrificio de sangre por medio del cual la comunidad espera que el espíritu del cerro los beneficie y proteja. Uno de los poblados donde es posible conocer el sincretismo religioso entre las culturas aymara y católica es Guallatire, pequeña localidad prehispana destaca la remodelada iglesia de la Virgen de la Inmaculada Concepción, un hermoso templo católico erigido en el siglo XVII y bellamente remodelado en 2014.

TERMAS Y FLAMENCOS EN EL SALAR DE  SURIRE

surire

Un imperdible de la reserva es el Monumento Natural Salar de Surire. Ubicado en el límite fronterizo con Bolivia, este salar sorprende por su extensa superficie y por su intenso color blanco que lo hace contrastar fuertemente con el azul de sus lagunas. El salar es además un tesoro de la naturaleza debido a que es el único lugar en el mundo donde habitan y nidifican tres diferentes especies de flamencos de las seis que existen. El encuentro con flamencos alimentándose y revoloteando sobre las lagunas constituye una experiencia inolvidable.

Otro de los atractivos del salar es la presencia de dos pozones naturales de aguas termales, conocidas como Termas de Polloquere. En algunos sectores la temperatura de sus aguas superan los 60º, siendo una de las termas más calientes del país, lo que permite bañarse durante la noche. Si a la temperatura le sumamos la concentración de azufre que poseen sus aguas, el resultado es realmente un golpe de renovación y terapia para el cuerpo. Polloquere tiene una zona de camping.

PUTRE, EL CORAZÓN DEL ALTIPLANO

TURISTAS MIRADOR DE PUTRE-b

El epicentro de toda este paraíso es la localidad de Putre, capital de la provincia de Parinacota. Este lugar está emplazado en el corazón del altiplano de la Región de Arica y Parinacota y destaca por la tremenda biodiversidad presente, así como el paisaje de las alturas que en algunas oportunidades (literalmente) te quitará el aliento.

Uno de estas oportunidades es realizar un full day al Cerro Milagros, un conjunto de montañas coloradas, en los cuales se pueden hacer circuitos de trekking, y cuya cumbre permite tener una esplendida vista a los volcanes Taapaca, Guallatiri, Parinacota, Pomerape, entre otros.  De regreso puedes tomar un baño en las Termas de Jurasi.

Desde Putre también se puede realizar la Ruta de las Misiones, un circuito turístico patrimonial que comienza en el poblado de Socoroma y se interna por antiguos caminos troperos que conectan a catorce iglesias bajando por la precordillera, abarcando unos 180 km aproximadamente que finalizan en la localidad de Esquiña.

Las iglesias en su mayoría están siendo restaurados y junto a la belleza arquitectónica de sus construcciones, se puede apreciar el delicado trabajo como es el caso de la Iglesia de Pachama o los altares tallados de la Iglesia Virgen de la Candelaria de Belén y el trabajo de restauración realizado en las imágenes de la Iglesia San Francisco de Asís de Socoroma.

Las tradiciones de los pueblos de Parinacota permanecen arraigadas en muchos de sus habitantes, que continúan con los ritos, tradiciones y festividades traspasadas de generación en generación y que bien vale la pena conocer a fín de protegerlas para que las próximas generaciones también puedas apreciarlas como propias.

 

 

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*