El Valle del Maipo estrena cinco nuevas rutas en torno al vino. Santiago, Paine y Alhué se suman a la oferta vitivinícola de la zona con rutas que explotan la identidad de cada comuna. Cinco recorridos a puro vino.

Después de casi dos años de diagnósticos, estudios y visitas a terreno, se estrenan las rutas que hoy empieza a ofrecer el Valle del Maipo: Entre Cerros y Llanos (Paine), Patrimonio y Vinos (Paine), Oda al Vino (Santiago), Tradición y Vino (Alhué) e Historia, Vino y Naturaleza (Alhué). Cada una tiene una temática diferente que se trabajó para lograr un sentido patrimonial acorde a la zona a la que pertenecen. El NODO “Red Patrimonial Enoturística del Valle del Maipo”, aprobado por Corfo, busca que cada comuna tenga la oportunidad de mostrar sus rasgos más representativos con el vino como eje principal.

El objetivo es diseñar nuevas experiencias turísticas de acuerdo a los diferentes perfiles de usuario. Existen, por ejemplo, propuestas premium, ideales para turistas de negocios y también paseos por cerros, dirigidos al turista aventurero.

A continuación, una mirada en detalle de cada ruta:

1. Oda al vino, Santiago

 

Santiago es una ciudad llena de rincones para disfrutar. El itinerario de esta ruta comienza por una visita al barrio Yungay, el más antiguo de la ciudad. Sus calles y construcciones datan de los siglos XIX y XX y se encuentran en excelente estado, como la ocupada por Espacio Gárgola, que se construyó en 1920. Aquí parte el contacto con la poética canalizada por el vino, mediante una gastronomía que permitirá descubrir sus bondades. Luego se cruza el centro capitalino para conectarse con el más grande representante de la letra nacional: Pablo Neruda. Se visita La Chascona, su casa ubicada a los pies del Cerro San Cristóbal, en la bohemia del barrio Bellavista. El cierre, como no podía ser de otra forma, es con vino. Se visitará una tienda especializada,para luego ir a un reconocido bar de copas en el movido sector del Barrio Lastarria.

2. Historia, Vino y Naturaleza, Alhué

 

Dicen que acá nació el diablo y que los brujos rondan. Alhué es pura historia, cruzada por la minería del oro, clave de su economía durante varias generaciones. Es por eso que se visitará su museo, donde se podrá conocer en profundidad el devenir de esta Zona Típica y mitológica. También se conocerá su gastronomía, ligada a las carnes a la chilena, donde resalta la tradicional parrillada. Alhué se vincula con el poniente del valle del Maipo, influido a su vez por el aire costero que refresca sus viñedos, como los ubicados en la cercana Melipilla. Ahí se disfrutará de las especiales cualidades de un terruño marcado por la calidad de los vinos Chocalán.

3. Tradición y Vino en Alhué, Alhué

 

Maipo es cordilleras. De la Costa y de Los Andes, con lugares plenos de naturaleza y desafíos. Así ocurre en la zona de Alhué que está pegada a los Altos de Cantillana, meseta con flora y fauna endémica. Se inicia un trekking desde el fundo Lo Lisboa para conocer sus riquezas ambientales. Luego viene un almuerzo maridado con vinos locales. Después, una cabalgata por robles milenarios, presentes en los sectores más altos y sometidos a un entorno puro y natural. Luego se acudirá al Rinconcito Alhuino, un restaurante típico de la zona que se abastece con productores locales. Al día siguiente, desayuno al estilo criollo, una visita a la viña Chocalán y se podrá disfrutar de un agradable picnic al aire libre bajo un parrón.

4. Patrimonio y Vinos, Paine

 

Muchas son las sorpresas ocultas de Huelquén, pequeño recodo de costumbres campesinas. El itinerario comienza con una visita a su amasandería, que data del año 1908, conocida por la calidad de su tradicional marraqueta. Luego se visita Antiyal, una viña boutique reconocida por su filosofía vitivinícola ligada a la agricultura biodinámica, aplicada a vinos de fama internacional. Es también una zona de diversas expresiones culinarias, como el restaurante Chacana, familiar e italiano, ubicado hacia el interior de los faldeos cordilleranos. Finalmente, un tour por las instalaciones centenarias de Viña Santa Rita, una de las más tradicionales del país y una visita al Museo Andino.

5. Entre Cerro y Llanos, Paine

 

Clima y aire campestre a un paso de la gran ciudad. Posee una profunda riqueza agrícola expresada en frutos como sus sandías, prestigiadas a nivel nacional. Esa calidad se extiende a otros cultivos. Es por eso que el recorrido contempla una visita a un vivero de especies nativas y luego una cabalgata por los faldeos de la Cordillera de la Costa. Muchas de estas plantas eran conocidas por los pueblos originarios, afincados antes de la llegada de los españoles al valle. Habrá un almuerzo tradicional mapuche, para finalmente conocer la viña Pérez Cruz, conocida por la calidad de sus vinos y por la premiada arquitectura de su bodega, construida por completo en madera.

 

 

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*