Contrastes del fin del mundo: Tierra del Fuego y la isla Navarino

El confín de Chile deslumbra por sus contrastes. La estepa y las llanuras del norte de la isla de Tierra del Fuego, son verdaderos desiertos al lado de las montañas, bosques y glaciares que ofrece la zona cordillerana y la isla Navarino. Te presentamos seis grandes experiencias en uno de los destinos más extremos del planeta. 


El archipiélago de Tierra del Fuego está conformado por una infinidad de islas grandes y pequeñas que forman una complicada red de canales, bahías y montañas, en su mayoría compartidas con Argentina. Su ubicación permite la presencia de una combinación de paisajes extremos, configurados por imponentes glaciares que descienden de montañas que aún no han sido escaladas por ser humano alguno; eternos bosques surcados por ríos y lagos, que alternan con túrbales, fiordos, canales, islas y planicies subantárticas. Toda esta naturaleza salvaje influyó la vida y la cosmovisión de los pueblos fueguinos como los onas, los yaganes y los selk’nam —en su mayoría extinta o en peligro de extinción—, y más tarde de intrépidos colonos que apostaron por trabajar en el extremo sur del planeta. En las siguientes páginas presentamos algunos imperdibles para visitar en el archipiélago de Tierra del Fuego.

Pesca al fin del mundo

Foto: Pescapatagonia.com

A primera vista, los confines del mundo podrían parecer un lugar yermo y sumamente hostil para la pesca recreativa. Sin embargo, desde hace décadas Tierra del Fuego se ha convertido en un imán para cualquier amante de la pesca deportiva que ansíe vivir una experiencia única. De hecho, el río Grande es considerado uno de los mejores ríos de pesca de trucha de gran tamaño a nivel internacional. Otros lugares reconocidos son el lago Blanco, el torrentoso río Azopardo y los lagos Deseado, Despreciado y Fagnano. En la mayoría de los cursos de los ríos y lagos se encuentran estancias fueguinas, que abren sus puertas para atender a los pescadores.


Porvenir y los pingüinos Rey

Foto: Adventure Travel Trade Association

La capital de Tierra del Fuego es la pequeña ciudad de Porvenir (5 460 habitantes). Ubicada en el centro de la isla, entre sus atractivos destacan el Museo Fernando Cordero Rusque, la Plaza Selk’nam, la costanera y el mirador de la ciudad. Distante a 114 km, bordeando la bahía Inútil, está el parque Pingüino Rey, lugar de avistamiento de un grupo de unos 100 ejemplares de esta simpática ave migratoria que llegan cada año de algunas de las islas sub-antárticas en busca de alimento y que anidan en la desembocadura del río Marazzi.


La avenida de los glaciares fueguinos

Foto: Adventure Travel Trade Association

Los glaciares del fin del mundo es otra de las fortalezas que nutren el creciente interés de los turistas por visitar Tierra del Fuego. Una maravillosa experiencia es navegar por una serie de glaciares que se desprenden hacia el mar desde el gigantesco Campo de Hielo de la Cordillera Darwin, conocido como Avenida de los Glaciares. Este es uno de los lugares más atractivos del Canal de Beagle y es visitado por cruceros que navegan el Cabo de Hornos. Son lugares de extremada hermosura, además de alto interés arqueológico y científico.


Puerto Williams, la más austral del mundo

Foto: Claudio Fierro

Ubicada en la ribera norte de la isla Navarino y en la orilla sur del canal Beagle, Puerto Williams es otro destino que comienza a ser objeto del interés mundial. El pueblo más austral del mundo (2 200 habitanes) tiene entre sus principales atractivos a los Dientes de Navarino: un conjunto de montañas de granito convertido en la locación perfecta del trekking más austral y extremo del mundo. Lo más aventureros pueden internarse en el mítico Cabo de Hornos y en los archipiélagos ubicados al sur de la isla de Tierra del Fuego.


La estepa fueguina de Karukinka

Foto: karukinka.com

Ubicado a poco más de 4 horas de la ciudad de Porvenir, el parque privado Karukinka es un gran panorama para los amantes de la vida silvestre. Este mágico escenario es visitado por no más de 200 visitantes al año, convirtiéndolo en uno de los destinos más prístinos del planeta. A pesar de esto, el menú de excursiones del parque es amplio y variado. Son cinco los senderos por la estepa fueguina que pueden recorrerse en caminatas, bicicleta y/o kayak, siempre en presencia de guías autorizados. El parque es también paraíso de ornitólogos, científicos, conservacionistas e investigadores

 

Por Karla Hernández

Puedes leer todo el artículo en la Revista impresa.

Cómprala aquí: Quiosco Virtual

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*