El cordero Künko es una nueva raza ovina chilena de la zona costera de las Provincias de Osorno y Llanquihue. Con una carne tierna, sabrosa y grasas saludables debido a su alimentación basada en las abundantes y verdes praderas de la Región de Los Lagos, este nuevo producto espera obtener su propio Sello de Origen, junto al Novillo de Osorno y los lácteos regionales.

En Chile actualmente hay una clara tendencia a comer cordero con menos grasa. Por años hubo personas que no consumían este tipo de carne porque les caía mal o porque le encontraban un sabor muy fuerte, sin embargo hoy es un plato muy demandado”, explica Celsor Campos, quien ha ganado concursos de parrillas a nivel nacional y sudamericano con carnes de vacuno, cerdo, cordero, pescado y hasta cupim en Brasil y platos vegetarianos cocinados a las brasas.

De acuerdo a los estudios del INIA, las características especiales y la calidad cárnica del cordero de Künko, le permite en el futuro obtener un Sello de Origen.

Para este experto asador, quien trabaja en la tienda especializada en carnes Meatme en Santiago, el alza en el consumo de cordero —aunque sigue siendo estacional— se ve reflejada en el aumento en la oferta de cordero en restaurantes y en una mayor sofisticación debido a la incorporación de recetas especiales y cortes porcionados”.

Arquitecto de profesión y amante de los asados, Campos resalta que hoy la carne de cordero se consume mucho más que hace 20 años. “Antes uno comía un asado de cordero en el campo para el Año Nuevo o la Navidad, ahora los asados de cordero están en fiestas de empresa, en cumpleaños, matrimonios y mucha gente come cordero y le gusta ver los asados al estilo magallánico incluso en el norte del país”.

En términos de razas, el Doctor Rodrigo de la Barra, especialista en genética ovina del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), destaca que “en el mundo hay unas 450 razas diferentes, de las cuales sólo 4 corresponden a razas chilenas inscritas en el registro oficial del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG)”. En primer lugar —resalta— la raza Chilota, que además está protegida con el primer Sello de Origen para un producto ganadero chileno como es el Cordero Chilote I.G. (con Indicación Geográfica). Luego están la raza Künko, de la zona costera de la Región de Los Lagos y las razas Marin Magellan Meat Merino (4M) y Patagonian Robertson Merino (PRM), las dos últimas de la Región de Magallanes, especializadas tanto en carne como en la producción de lana fina. “De las cuatro, la más nueva es la raza Künko que proviene de la interacción entre las condiciones biogeográficas de su zona de producción y las prácticas de manejo utilizadas ancestralmente por las comunidades del sector costero de Osorno y Llanquihue conocido como Mapu Lahual”, indica.

De acuerdo a los estudios del INIA se trata de un animal doble propósito con buena aptitud lechera y mediana concentración muscular, con un tipo rústico adaptado a la zona de la Cordillera de la Costa, de patas cortas y con una coloración de lana negro a café. Con estas características especiales y su calidad cárnica, los 24 criaderos certificados de esta raza esperan obtener un Sello de Origen que les permita diferenciarse.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*