La turística ciudad argentina de San Carlos de Bariloche está pasando por días difíciles a causa del coronavirus. La situación financiera del municipio y la caída de los ingresos por parte de sus ciudadanos motivó  la declaratoria de “Zona de Desastre Económico y Social” a la región cordillerana que conforman el Departamento de Bariloche y la localidad de Dina Huapi, por parte de la Legislatura de la provincia de Río Negro. La emergencia es por 180 días, tiempo en el cual habrá asistencia provincial. La decisión es también un mensaje claro y directo al presidente de la República, Alberto Fernández, con el propósito de que se habiliten fondos extraordinarios en el corto plazo a fin de evitar un colapso mayor.

Con 55 casos activos de coronavirus, la ciudad tiene sus fronteras cerradas a todo tipo de transporte terrestre o aéreo, lo que impide la llegada de turistas de Brasil, Chile, Europa y del resto del país, a pesar de la gran cantidad de nieve caída en los últimos días. Lo que en un año normal sería una buena temporada, el aislamiento ha provocado que tanto el comercio, como la hotelería y los servicios turísticos estén cerrados prácticamente en su totalidad, razón por la cual los empresarios y las autoridades declararon la temporada de invierno como «perdida».

En efecto, los meses de julio, agosto y septiembre constituyen la temporada alta de mayor importancia en Bariloche, tanto por el nivel de ocupación como por el gasto promedio del turista invernal —que es superior al de cualquier otra época del año—, pero al no haber una fecha cierta de finalización de esta situación, la Gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, apeló a la figura de “zona de desastre” debido a que avisora que “las personas humanas y jurídicas que dependen del turismo no podrán hacer frente a sus obligaciones si no se toman medidas rápidas y concretas”.

Te puede interesar: Municipios turísticos de Argentina se reúnen para planificar la reactivación del turismo

El turismo representa cerca del 50 % del PBI de Bariloche. La crisis preocupa por las consecuencias sociales, todavía se recuerda que en 2012 hubo saqueos en supermercados.

Se estima que las pérdidas que dejará la pandemia en Bariloche superan los 10.000 millones de pesos argentinos. El turismo representa cerca del 50 % del PBI de la ciudad, lo que está provocando preocupación por las consecuencias que podría traer está falta prolongada de dinero. Todavía se recuerda que en 2012 hubo saqueos en supermercados de la ciudad que tiene unos 140 mil habitantes, de los cuales más de 40 mil viven en el sector Alto dónde se concentran los barrios más humildes. Un importante porcentaje de ellos trabaja directa o circunstancialmente en turismo. Mucamas, personal de mantenimiento, carpinteros, integran una masa poblacional que recibe buena parte de sus ingresos de la actividad.

Según las cámaras empresarias vinculadas al turismo, y de entidades privadas, se estima que más de 45.000 personas, con trabajos registrados o informales, “han visto caer sus ingresos drásticamente, llegando a ser nulos en una alta proporción”. Diferentes organizaciones de base y gremios realizan colectas voluntarias que intentan paliar la crisis alimentaria en los sectores más vulnerables de la ciudad, debido a que la ayuda social que entrega el municipio y la provincia son insuficientes, además que no cuentan con alimentos frescos, sólo alimentos no perecederos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*