Hace casi 100 mil años, un meteorito abrió un cráter gigante en nuestro suelo, específicamente en El Loa, en San Pedro de Atacama. Un lugar con poca información, de difícil acceso, y una muestra de cuán expuestos estamos a los embates del espacio. Este es un recorrido por el cráter de impacto Monturaqui y sus alrededores.

Alguna vez escuché sobre un impacto de meteorito que se encontraba en algún lugar del desierto de Atacama. Era el cráter de Monturaqui, la única estructura de impacto confirmada en territorio chileno y el mejor conservado de Latinoamérica. Le hice la propuesta a mi compañera de ir a buscar ese cráter en nuestro próximo viaje. Ella accedió de inmediato.

Luego de reunir algo de información y de cargar nuestro auto con todo lo necesario para nuestro viaje, nos dispusimos a iniciar nuestra ruta. Es viernes por la noche, 23:00 hrs, y partimos desde Quillota, V región. Tomamos la ruta 5 norte, en dirección a Antofagasta. Nos sorprende el desierto florido, que nos acompaña durante toda la ruta. Luego de largas horas de manejo, y siendo ya sábado a las 19:00 hrs, tomamos la ruta B-55 para internarnos en pleno desierto de Atacama. Al costado del camino vemos aparecer las mineras Escondida y Zaldívar. Llegamos al último punto con señal de celular, por lo que llamo a un contacto que tenemos en una subestación eléctrica que se encuentra en pleno desierto y donde nos alojarán esa noche.

Este es el único cráter de impacto por explosión que tenemos en Chile. Su diámetro es de unos 460 metros y 60 metros de profundidad. Su data es de aproximadamente 100 mil años.

Al día siguiente, a las 10:15 de la mañana, nos disponemos a continuar con nuestro camino. Tomamos la ruta en dirección norte para luego hacer la conexión con la ruta B-385, que llega hasta la localidad de Peine. Según nuestro mapa y lo que nos han dicho los locales, debemos desviarnos al sector de Tilomonte, a unos pocos kilómetros al sur de Peine. Es un lugar místico y a la vez extraño, casi un oasis en pleno desierto, un lugar verde y con cursos de agua que nacen y se pierden en solo un par de metros. No vemos un solo habitante, solo un par de animales pastando, y decidimos continuar nuestro camino al sur.

Debemos encontrar las torres de alta tensión que unen Chile con Argentina a través de la ciudad de Salta. Acá es cuando decido prender el GPS que nos ayudará a dar con el objetivo. Luego de unos minutos, entre las tores de alta tensión N° 77 y 78, aparece una huella que finalmente nos guiará hasta el cráter.

Llegamos. Felices, recorremos el lugar, lo fotografiamos y admiramos todo su alrededor. Estamos a 3000 msnm, por lo que se aprecia además gran parte del Salar de Atacama y toda su meseta alto andina y sus volcanes.

Asombrados y con las ganas de seguir recorriendo la zona, nos dirigimos a Peine. Se puede visitar lugares con pinturas rupestres y también descubrir el salar de Talar. Cuando llegamos al salar nos esperaba un paisaje hermoso, nevado, la laguna congelada y más. Los Géisers del Tatio también son otra opción si se visita la zona. La ruta también conecta con la laguna Tuyajto, con el volcán Licanbur y con la formación rocosa llamada Monjes de Pacana.

Total
11
Compartido

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*