Al otro lado de Los Andes, en la vecina ciudad de Mendoza, los bares y restaurantes de la provincia ya pueden funcionar todos los días hasta las 23 horas, como parte de las flexibilizaciones a la cuarentena que dispuso el gobierno provincial.

Mendoza no registra casos positivos de Covid-19 desde hace cinco días, según los últimos datos del Ministerio de Salud de la Nación, que indicó que en toda la provincia se registraron solo 90 diagnósticos confirmados desde el inicio de la pandemia. Esta realidad fue la que animó a sus autoridades y empresarios a avanzar en la apertura de negocios gastronómicos, muchos de los cuales se encontraban trabajando en modo delivery y take away (para llevar).

Las mesas no pueden superar un máximo de seis comensales y la capacidad máxima de los locales no puede superar el 50%. Los clientes deben firmar una declaración jurada y solo podrán asistir a locales de cercanías.


Protocolos obligan a asistir solo a locales de cercanía y con declaración jurada

El nuevo protocolo de seguridad está revisado por el Ministerio de Salud de la Provincia de Mendoza, y deja claro algunos puntos importantes para la seguridad de comensales y personal, contemplando distanciamiento e higiene. Las mesas pueden ser compartidas hasta un máximo de seis comensales y la capacidad máxima de los locales no puede superar el 50%. Los clientes deben firmar una declaración jurada y solo podrán asistir a locales de cercanías. Por su parte, los dueños de los negocios y los mozos, atienden con mascarillas faciales y usan alcohol gel cada vez que toman y llevan los pedidos, aunque en algunos casos todo se maneja a través de aplicaciones móviles. «Arrancamos bastante bien el jueves y este viernes teníamos todo a full, dando reservas para sábado y domingo. En nuestro caso trabajamos con una web app con un código QR en la mesa donde los clientes tienen la carta y pueden pedir y pagar online, hasta en cuotas. No es necesario pararse a tomar contacto con nadie y hay un punto intermedio donde el cliente busca lo que solicitó», le dijo Andrés Civit, propietario del reconocido bar «Beerlin» al periodista del diario La Nación.

Por ahora la apertura en la gran mayoría de los casos son locales chicos, ya que los de mayor tamaño lo harían más adelante a la espera de mayores flexibilizaciones que reduzcan los costos operacionales.


Los empresarios y autoridades recomiendan a los mendocinos acudir trasladarse en bicicleta o a pie, a fin de evitar el uso de transporte público. Por ahora la apertura en la gran mayoría de los casos son locales chicos, ya que los de mayor tamaño lo harían más adelante a la espera de mayores flexibilizaciones que reduzcan los costos operacionales.

 

 

 

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*