El primer ministro Édouard Phillippe anunció un plan «sin precedentes» de 18.000 millones de euros (unos 20 mil millones de dólares) para salvar al sector turístico francés, considerado por el presidente Emmanuel Macron «una prioridad nacional» y que se ha visto duramente golpeado por la pandemia del coronavirus.

«El turismo se enfrenta probablemente a la prueba más difícil de su historia moderna, mientras que es una de las joyas de la corona de la economía francesa. Su rescate es una prioridad», dijo el primer ministro al anunciar el plan. «Lo que es bueno para el turismo es a menudo bueno para Francia. Lo que golpea el turismo, golpea evidentemente Francia», añadió Philippe.

Francia, primer destino turístico mundial con casi 90 millones de turistas extranjeros en 2019, quiere seguir siéndolo una vez pase la crisis sanitaria. El turismo es un sector clave en la economía francesa: representa más del 8% del Producto Interior Bruto (PIB) y dos millones de empleos directos e indirectos.

PLAN SIN PRECEDENTES

El 95% de los hoteles en Francia están actualmente cerrados, al igual que la inmensa mayoría de los cafés y restaurantes. El país comenzó el pasado lunes la desescalada, tras 55 días de confinamiento por el coronavirus.

«Para permitir al sector superar la crisis, ponemos en marcha un plan turismo sin precedentes de 18.000 millones de euros» entre ayudas directas, préstamos garantizados y exoneraciones fiscales, reveló Philippe al anunciar este esperado «plan Marshall» para el sector turístico que los empresarios franceses reclamaban desde hacía días.

Con este plan de apoyo al sector, el Gobierno francés quiere evitar una oleada de quiebras y despidos en este sector clave para la economía francesa y preparar la reapertura a corto plazo de hoteles, bares y restaurantes en el país. El Fondo de solidaridad para las empresas del sector de la hostelería, la restauración y el turismo continuará abierto «hasta finales del año 2020».

INVERSIONES

Philippe precisó que también se pondrá en marcha un plan de inversiones en fondos propios de 1.300 millones de euros. Las empresas del sector turístico podrán seguir recurriendo al desempleo parcial (el equivalente a nuestra Ley de Protección de Empleo) «en las mismas condiciones que hoy hasta al menos el fin de septiembre de 2020». Las 62.000 empresas del sector ya se han beneficiado de 6.200 millones de euros de préstamos garantizados por el estado.

El sector del turismo y la gastronomía en Francia, totalmente parado desde mediados de marzo, comienza, por tanto, a ver la luz a final del túnel. El Gobierno espera que los cafés y restaurantes puedan volver a abrir sus puertas a partir del 2 de junio en la llamada zona verde, la zona menos afectada por la pandemia. Pero habrá que esperar a finales de mayo para el anuncio oficial. Los cafés y restaurantes de París, en zona roja, seguirán probablemente cerrados a corto plazo.

Y, por fin, llegó el anuncio que todos los franceses esperaban: «Los franceses podrán irse de vacaciones en Francia en los meses de julio y agosto», dijo Philippe, quien recordó que esto, por supuesto, dependerá de la evolución de la epidemia y que podría haber restricciones muy localizadas. El primer ministro animó a los franceses a reservar ya sus vacaciones y aseguró que serán «íntegramente reembolsados» si finalmente no es posible irse de vacaciones por la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*