Gorilas en parque nacionales de Ruanda

Conocida como “la tierra de las mil colinas”, esta pequeña y emergente nación de África del Este cuenta con una amplia diversidad en materia de paisajes y fauna. Un país seguro y ordenado que sirve como hogar para los últimos gorilas de montaña, y que además es visitada anualmente por miles de aficionados a la fotografía y a los safaris.

 

Desde la ciudad de Musanze, la más cercana al parque nacional Los Volcanes, salimos a las 7 de la mañana rumbo hacia la oficina de la Rwanda Development Boards (RDB), la entidad a cargo del desarrollo turístico en Ruanda y donde nos darán la introducción al safari que nos llevará a ver una familia de gorilas de montaña compuesta por 19 integrantes.

El Parque Nacional Los Volcanes (VNP) está localizado en la provincia del norte en Ruanda, en la cadena montañosa de los Virungas, y es el hogar de un tercio de los 900 gorilas de montaña que aún sobreviven en el mundo. En el área existen 5 importantes volcanes: Bisoke, Gahinga, Muhabura, Karisimbi y Sabyinyo. Es, sin duda, el número uno de los atractivos de este pequeño país y, por eso, la oficina de turismo RDB lo ha declarado como el epicentro en las tareas de conservación y base para un número importante de organizaciones internacionales que hacen investigación con los primates. Por ese motivo es que se ha colocado un alto valor para comprar el tour: USD$ 1500 por persona.

La caminata por el parque nacional inicia en un sector lleno de prados donde se cultiva y extrae piretro (una flor similar a la Margarita) y en donde se ven pequeñas casas de adobe que son el hogar de agricultores. Tras una hora de trekking en ascenso, el sendero nos lleva hasta la entrada de un bosque húmedo y frondoso, el cual se percibe muy vivo gracias a los cantos de coloridas aves y a los sonidos de las ramas que se quiebran.

Tras dos horas de caminata por sobre un camino barroso, pero no muy empinado, encontramos a los “trackers”, un grupo de ruandeses que se dedican al rastreo de los gorilas. Cuando se está cerca de los primates se hace necesario dejar de lado mochilas y bastones, pues son asociados por estos animales como una posible amenaza. Se nos explica que los más jóvenes del grupo familiar son muy activos y curiosos, pudiendo oler alimentos e intentar quitar bolsos y mochilas.

A pesar de los estereotipos, los gorilas son unos de los animales salvajes que resultan ser más amigables con el hombre, pero pueden ser agresivos y cambiar su actitud repentinamente si es que sienten algún tipo de amenaza. Tenemos una hora destinada a compartir con los gorilas pertenecientes a la familia Isabukuru, con quien se recomienda mantener una distancia de 7 metros, tarea nada de sencilla dado que ellos mismos se acercan a menos de 2 metros de distancia. Si ello ocurre, se debe retroceder muy lentamente y con movimientos suaves. Por ningún motivo hay que correr y si un lomo plateado (macho alfa) o cualquier miembro del clan se acerca o nos toca, la orden es mantenerse quietos.

 

Puede ocurrir que los lomos plateados se golpeen repetidamente el pecho. Esto implica un desafío hacia el hombre. De ocurrir, se solicita someternos ante ellos mediante el gesto de agacharnos y no mirarlos a los ojos. Si ello ocurriese, generalmente se detienen ante uno, dan una mirada desafiante y se retiran. Ellos intentan demostrar lo poderosos y fuertes que son.

El regreso se realiza por la misma ruta y la sensación es de haber tenido una de las experiencias más asombrosas con la fauna y la naturaleza africana.

 

AKAGERA, EL PARQUE NACIONAL DE LOS “BIG 5”

Un parque nacional y área protegida de Ruanda que compite mano a mano con el Serengueti y el Masai Mara. En Akagera los visitantes pueden disfrutar de un “game drive” de unas 6 horas en donde se pueden observar leones, leopardos, jirafas, hipopótamos, búfalos, hienas, impalas y cebras, entre otros animales.

Se recomienda llegar antes del amanecer en un 4×4, pues de esa forma se puede ver a los cazadores nocturnos en acción, así como también a los que se activan con la salida del sol.

Ubicado en el noreste de Ruanda, el paisaje de Akagera es característico de la sabana y cuenta con áreas de pantanos y tierras más altas, donde conviven cerca de 480 especies de aves, incluyendo a uno que está en peligro de extinción, el Picozapato. También hay humedales que proveen agua dulce para los mamíferos.

Hasta hace algunos años, algunos animales, entre ellos el león, desaparecieron de Akagera. Felizmente las autoridades han trabajado desde 2015 para que esta especie vuelva a poblar las planicies de la sabana en Ruanda, y se espera que se reintroduzca también al rinoceronte, devolviéndole el estado de “Big 5” a Akagera. Un hecho que esperan con ansias todos los amantes de los safaris.

Volcán Bisoke

 

LOS CHIMPACÉS DEL PARQUE NACIONAL NYUNGWE

Para observar chimpancés en Ruanda hay que madrugar. A las 5 de la mañana estos primates comienzan su actividad arriba de los árboles. Nosotros nos trasladamos hasta Cyamudongo, en el parque nacional Nyungwe, donde nos reunimos con nuestro guía de la Rwanda Development Board (RDB) quien nos escolta durante todo el trayecto a través de un espeso bosque.

Ubicado en el suroeste de Ruanda, este parque nacional es fuente de importantes ríos africanos, entre ellos el Nilo y el Congo. Se trata de un área de bosque tropical admirado por su biodiversidad y población de animales endémicos, tales como los monos babuinos y mona. También destacan las aves, pues hay más de 300 especies.

Mientras caminamos por un sendero demarcado, vemos una gran cantidad de hormigas, entre ellas las temibles hormigas de fuego, por lo que se recomienda andar con zapatillas de caña alta. Más adelante, el bosque se vuelve espeso y el terreno empinado. Ya estamos en territorio de los chimpancés y se hace complejo movilizarse en esta zona debido al terreno barroso, a la densidad de la vegetación y a la inclinación del suelo, que prácticamente es de 45 grados, por lo que el uso de un bastón se hace imprescindible. Aquí ya podemos ver familias enteras de chimpancés que descansan en sus nidos en las copas de los árboles o se balancean de rama en rama.

Otra alternativa para quienes visitan Nyungwe es hacer el sendero Igishigishigi, que traslada hacia el único puente colgante (Canopy) en África del Este. La caminata es sencilla y nos permite acceder a una estructura metálica a 70 metros de altura que te permite una visibilidad en 360 grados de la biodiversidad del parque. El puente está a su vez dividido en tres fragmentos, de 25, 45 y 20 metros de largo.

Esta región de Ruanda que rodea al parque nacional es un importante epicentro de la producción de té, el principal producto que exporta Ruanda. Durante una visita a Nyungwe, recomendamos recorrer las enormes plantaciones de esta bebida tan popular a nivel mundial.

 

 

 

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*