Expo INIA Baja-62

La segunda versión de la muestra de alimentos 100% nacionales y funcionales, tuvo como novedades la avena Júpiter-INIA, que ayuda a controlar el colesterol y la glicemia; el auténtico tomate limachino antiguo, las frutillas blancas de Nahuelbuta, el tumbo ariqueño y el vino más austral del mundo,  producido en Chile Chico, en la región de Aysén, entre varias otras sorpresas.


Con cocinas en vivo, degustaciones y una gran muestra de innovaciones creadas por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) se desarrolló la Expo-INIA Alimentos Saludables 2017, en el Centro Regional de Investigación INIA La Platina, en la comuna de La Pintana, en Santiago.

El evento contó con la presencia del Director Nacional de INIA, Julio Kalazich; la Seremi de Agricultura de la región Metropolitana, Fabiola Freire; y cientos de agricultores, estudiantes y vecinos que visitaron los más de 20 stands que contempló la muestra.


Al igual que el año anterior fueron los mismos investigadores quienes atendieron al público y expusieron las novedades generadas por esta institución del Ministerio de Agricultura y aquellos alimentos del futuro que podrían estar presentes en la mesa de miles de chilenos y consumidores extranjeros en los próximos años.

Entre los que generaron mayor interés estuvo la avena Júpiter-INIA, destinada al consumo humano, con alto contenido de betaglucano, compuesto que ayuda a controlar el colesterol y la glicemia sanguínea, además de una completa colección de legumbres chilenas, que contempló variedades de porotos, lentejas y garbanzos, ricos en proteína y minerales y cuyo consumo ha bajado ostensiblemente en Chile, a pesar de sus beneficios para la salud humana.

Además, concitó el interés del público el desarrollo de la primera variedad de quínoa chilena, considerada como un súperalimento por sus propiedades saludables; así como berries altos en antioxidantes, entre ellos el calafate, y otras frutas como cerezas de exportación.

Sin embargo, el producto estrella de esta Expo fue el vino Keóken, el más austral del mundo, en sus versiones Pinot Noir y Sauvignon Blanc, producido y embotellado por INIA en la latitud 46°32′ Sur, en el sector de Chile Chico, región de Aysén. Se trata de un vino experimental, de edición limitada, que permitió ampliar la frontera de la vitivinicultura nacional.

De igual manera, la presentación de la frutilla blanca causó impacto en los visitantes, debido a su particular apariencia y exquisito sabor. La frutilla blanca es una variedad única en el mundo que hoy está siendo rescatada por INIA en la cordillera de Nahuelbuta, ya que es un producto que estuvo cerca de desaparecer.

Dentro de la muestra también destacaron las hortalizas libres de pesticidas, colorantes naturales extraídos de papa y camote, y trigos soft e integrales para la elaboración de pan y pastas y los nuevos tipos de arroz chileno. La actividad contó además con cocinas interactivas a cargo de reconocidos chefs, como Carola Correa y Felipe Gálvez del programa “Cocineros Chilenos” de CHV; con una degustación de carnes del sur de Chile, con menos grasa y con mejor relación omega3-omega6, entre otras características especiales, además de una cata de vinos espumosos producidos por el INIA, con la variedad de uva Blanca Ovoide.

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*