Construido para la grabación de una película chilena, el pueblo fue levantado usando las tradicionales mingas y tiraduras chilotas. La idea era recrear un pueblo “alejado de la mano de Dios”. El terreno le pertenece al cineasta Silvio Caiozzi y hoy Mega se encuentra grabando su nueva teleserie.

 

Hay pueblos en el sur de Chile que parecen ser sacados de un libro de cuentos o que parecen de ficción. Y es ese precisamente el caso de la Isla Paraíso, un pueblo ficticio ubicado en la península de Rilán, en Chiloé, que busca recoger la esencia de un pueblo del fin del mundo.

Construido por el director Silvio Caiozzi para la grabación de su película Y de pronto el amanecer, hoy sirve de locación para distintas grabaciones, incluida la teleserie nocturna Isla Paraíso que actualmente está grabando el canal Mega.

Para su construcción se utilizó la milenaria técnica de la minga, para mover cerca de 10 casas, con el objetivo de recrear “uno de los pueblos del fin del mundo”. Tras visitar la isla en busca de locaciones para su película a Caiozzi se le ocurrió trasladar varias casas abandonadas a su terreno de Punta Pello, siguiendo la tradición chilota de las tiraduras de casas. Al ser una práctica que está en retirada, Caiozzi dijo que tuvieron que buscar hijos de chilotes que alguna vez estuvieron a cargo de tiraduras.

Con ellos se asesoraron para trasladar las casas como se hacía antiguamente, colocando troncos cruzados en su interior para mantener firme su estructura. Pero si antes las tiraduras de casas se hacían hasta con 60 bueyes, hoy se trasladan con grúas y camiones. O también, como ocurrió en este caso, algunas llegaron navegando, guiadas por pequeñas embarcaciones. Para los chilotes, revivir esta tradición fue una fiesta. La gente salía al camino a despedirse de las casas. 

Construido para recrear un pueblito chilote como locación fílmica, Isla Paraíso es un pueblo ficticio ubicado en la Península de Rilán, a 10 kilómetros de la ciudad de Castro.

Hoy el terreno se encuentra ocupado por las grabaciones de la nueva teleserie vespertina de Mega, Isla Paraíso. “Nosotros conocimos este lugar hace un año y medio y yo me enamoré de él. Y pensando en esta teleserie, calzaba completamente, un pueblo en el extremo sur de Chile, donde solamente viven hombres. Luego le agregamos el componente de que fuera una isla. Es un entorno como un cuento, algo lleno de magia y encanto”, dijo María Eugenia Rencoret, directora del área dramática de Mega.

Pero eso no es todo lo que se esconde en la Isla Paraíso, que en rigor no es una isla sino una península conocida como Rilán y que está ubicada justo al frente de la ciudad de Castro, apenas a 10 kilómetros de distancia de su plaza de armas. La península es el límite norte del fiordo de Castro, y en mapudungu significa “no hay pasada”, lo que hace creer que es una isla.

Es un territorio que se ha caracterizado por su ruralidad, su agricultura, la pesca, sus bellos paisajes y la identidad cultural de sus habitantes. Hoy, sin embargo, es la oferta turística lo que mueve a este sector, donde se han instalado tres de los más exclusivos hoteles de Chiloé. El hotel boutique Parque Quilquilco, el hotel Tierra Chiloé y el Centro de Ocio son parte del desarrollo turístico de lujo que ha tenido la península en los últimos años. Pocas habitaciones y una alta calidad de servicios para disfrutar de los paisajes y el silencio. Dada su cercanía con Castro y su buena conectividad (tiene un camino pavimentado que los une), es que Rilán ha experimentado un fuerte crecimiento. 

Rilán tiene una sorprendente oferta turística a través de tres de los más exclusivos hoteles de Chiloé. El hotel Tierra Chiloé, el hotel boutique Parque Quilquilco y el hotel Centro de Ocio son parte del desarrollo turístico de lujo que ha tenido la península en los últimos años.

Otro de los grandes atractivos de la península es la Iglesia Santa María de Rilán. Nombrada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2000, su construcción se llevó a cabo entre los años 1908 y 1920, siendo contemporánea a la Iglesia Franciscana de Castro, de donde provienen todas las técnicas y soluciones constructivas utilizadas en Rilán.

La iglesia se ubica en la plaza de armas de la localidad rural de Rilán y está inspirada en un estilo neogótico que incluye revestimiento de tejuela, un frontis hecho con pilares y arcos de medio punto rebajados. Tiene 37,5 metros de largo por 15 de ancho, y una altura de 9,2 metros en su nave central. La torre, de casi 28 metros de alto, consta de tres cuerpos. Es una de las 16 iglesias chilotas nombradas Patrimonio Mundial.

 

Iglesia Santa María de Rilán. Foto: Fundación Amigos Iglesias de Chiloé

Otro de los grandes atractivos del lugar es la Iglesia Santa María de Rilán. Construída íntegramente de alerce, fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000.

Otros de los atractivos de este increíble lugar es el avistamiento de aves que se pueden realizar en los humedales de Putemun y Puyao, dos excelentes alternativas para observar aves tan emblemáticas como los zarapitos, flamencos y cisnes de cuello negro, entre otras migratorias que vienen a pasar el verano en estos sectores ricos en biodiversidad, que se pueden contemplar en cualquiera de sus seis miradores escénicos repartido por una ruta asfaltada apta para el cicloturismo, de hecho son varias las agencias de viajes que ofrecen servicios y tour en bicicleta por la península.

Finalmente, si te gustan las costumbres locales, tanto en Rilán como en los pueblitos Quelquel, Yutuy, Quento y La Estancia —todos ubicados en la península— se organizan fiestas costumbristas que convocan a sus habitantes y turistas a disfrutar de la gastronomía local, la música y por supuesto de lo mejor de las tradiciones chilotas: la artesanía en madera y en lana.

Humedal de Puyao. Foto: Hotel Tierra Chiloé

Total
22
Compartido

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*