Osorno es reconocida históricamente por ser una ciudad agrícola y ganadera. Pero los osorninos quieren sacarle lustre a sus áreas verdes a través del hermoseamiento de sus parques y riberas. Familiares, históricos, naturales y con los ríos Rahue y Damas como protagonistas, esta es la ruta de los parques de Osorno.

Osorno es una de las comunas con mayor superficie urbana de áreas verdes y espacios públicos por número total de habitantes de Chile. Desde el año 2000 que la ciudad viene hermoseando sus parques y mirando más a sus ríos que penetran la ciudad y generan un potencial de áreas verdes, riberas y parques. Precisamente hace menos de un año se remodeló un tradicional parque urbano y ahora se espera concretar la creación de un nuevo parque —el Parque Hott— y porque no, un sueño: un parque y centro náutico en el sector del viejo puente San Pedro, un área con mucha historia y movimiento.

A continuación, la ruta de los parques más emblemáticos de la ciudad.  

1. Parque Chuyaca, diversión y cultura

Ubicado a orillas del río Damas, este parque municipal es uno de los más grandes de Osorno. Es epicentro de actividades, ferias y eventos musicales, culturales y gastronómicos. Pero además es un entrenido parque de diversiones. La infraestructura incluye un skate park que atrae a los jóvenes skater osorninos, dos piscinas —una de adultos y otra para niños— con salvavidas, multicanchas y ahora recién abierta una flamante pista de patinaje en hielo, la única en su tipo en el sur de Chile. Pero lo más llamativo es la presencia de un parque Pleistocénico, llamado así porque se exponen réplicas a escala real de la fauna habitada en ese mismo lugar hace más de 12 mil años. Muy cerquita del parque, en el sector de Pilauco Bajo, se encontraron restos fósiles de animales prehistóricos. Las réplicas son a tamaño real y corresponden a una manada de gonfoterios compuesta por el padre, la madre y el hijo; un felino dientes de sable, un caballo sudamericano y un milodón.

Si estás más interesado en el tema, en el parque funciona un pequeño museo donde se exhiben los restos fósiles de animales encontrados, entre otros hallazgos. El parque Chuyaca está abierto todos los días. En verano se desarrollan eventos gastrónomicos y ferias. Cerca de la entrada funciona un muy buen restaurante con especialidad en carnes y asados de cordero. Tiene estacionamiento y se accede por la entrada desde la ruta 5 hacia la calle Julio Buschmann. Es un buen lugar familiar. Si alguna vez compró patines de hielo y están olvidados en el clóset este es el momento de darles vida nueva.


2. Parque IV Centenario, contemplación y recreación

Debido a su cercanía con el centro de la ciudad, el Parque Cuarto Centenario es un parque emblemático de Osorno. Inaugurado en 1958 para las celebraciones del cuarto centenario de la ciudad —de ahí su nombre—, el parque rejuveneció casi 60 años después. En 2016, la municipalidad osornina invirtió 3 mil millones de pesos para recuperar y hermosear este pequeño parque que durante muchos años fue un lugar de picnic y recreación de los osorninos. El IV Centenario es de los pocos lugares de Chile donde se pueden apreciar las gigantes y milenarias coníferas californianas llamadas Sequoias; son más de 20 especies que se concentran en un microbosque. Con un moderno paisajismo, y en sus más de 67 mil metros, el parque tiene ciclovías, áreas de juego, servicios higiénicos, una multicancha, estacionamientos, una zona con máquinas de ejercicio, y un moderno puente peatonal que cruza el río Damas, que en esta zona viene muy calmo entre los sauces casi a entregrarse al gran cauce del río Rahue. El parque cuenta con iluminación LED lo que lo convierte en sensacional paseo nocturno. No tiene zona de picnic ni restaurantes. Está abierto todos los días hasta las 23:00 horas. Se accede desde el centro por el puente Bulnes y desde el sector de Pilauco.


3. Parque Bellavista, vida familiar

En el sector poblacional de Bellavista, a un costado del río Rahue, se encuentra el Parque Bellavista. Inaugurado en 2012 y con el pequeño Estadio Alberto Allaire como principal ferencia este parque se complementa con el futuro parque Hott que se ubica en la ribera del frente del río Rahue que por esta zona viene con un gran caudal.

El pequeño parque destaca por su espesa vegetación, una ciclovía que está a solo unos metros del río, un puente colgante, balancines e incluso un pequeño canopy. Tiene canchas de básquetbol, zonas para eventos, máquinas de ejercicio y se puede conocer el estadio Alberto Allaire, conocido por sus canchas de pasto sintético, entre otras atracciones. Está abierto las 24 horas y su entrada es liberada.


 

4. Fuerte Reina Luisa, historia mirando el Rahue 

El fuerte Reina Luisa es un viejo español construido a fines del 1700 como defensa de posibles ataques de piratas o indígenas. Para construir el fuerte, se extrajo piedra cancagua y para su movilización se ocuparon a presidiarios traídos desde Valdivia. De hecho el fuerte rahuíno tiene muchas similitudes a los fuertes de Niebla y Corral. En 1835 se vino abajo por un terremoto y se reconstruyó en 1977. Hoy el fuerte tiene una sala destinada al montaje de exposiciones de carácter patrimonial, actividades artísticas culturales, además de equipamiento, un montaje museográfico y miradores fluviales que dan hacia el sur y ofrece hermosas postales con el hotel Sonesta incluido.

Total
1
Compartido

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*