Luego que las autoridades solicitaran a las empresas pesqueras colaborar con la emergencia ambiental provocada por las algas nocivas en el sur de Chile, la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes) informó que puso a disposición ocho barcos para el traslado de salmones desde los centros de cultivos hacia plantas reductoras de harina de la Región del Bíobio.

“Se procesará harina de salmón en plantas que cuenten con al menos dos líneas de producción o que procesen sólo esta materia prima, puesto que no puede mezclarse con la de harina que se elabora en base a sardina y anchoveta”, explicó Luis Felipe Moncada, presidente Asipes.

El líder gremial afirmó que esta acción “significa un esfuerzo importante, ya que desde la medianoche del jueves 3 de marzo se dio inicio a la temporada de sardina y anchoveta, lo que significa que las plantas están recibiendo la materia prima que compran a los pescadores artesanales”.

Indicó también que en respuesta a la emergencia se está elaborando la harina de salmón en plantas reductoras en Talcahuano, Coronel y Calbuco, que cuentan con las autorizaciones sanitarias y ambientales respectivas.

La harina de salmón elaborada con los ejemplares afectados por el bloom de algas no produce ningún efecto negativo en animales que la consumen.


 

En ese sentido la jefa de Sustentabilidad de Asipes, Macarena Cepeda, fundamentó que al igual que para la producción de harina de sardina, las plantas cuentan con las medidas de mitigación de olores adecuadas.

“Por la rapidez con la que se ha actuado en el traslado del salmón desde los centros de cultivo, el salmón será procesado fresco por lo que no se espera tener episodios de olor”, estimó la especialista. Aseguró que la harina de salmón elaborada con los ejemplares afectados por el bloom de algas no produce ningún efecto negativo en animales que la consumen.

La diferencia está en que se debe utilizar un antioxidante químico y no natural como se haría en una condición normal. “Cabe señalar que uno de los mercados principales es la comida de mascotas”

Debido a las serias consecuencias que ha causado la presencia de algas nocivas, principalmente en la Región de Los Lagos, Chile lleva perdidos durante el 2016 unos 20 millones de peces, equivalentes a 85 mil toneladas de salmón Atlántico.

Respecto a la especie Coho, existen 4.500 toneladas de pérdidas si se cosecharán en su peso normal para comercialización, equivalentes a 2 millones de peces. De estas pérdidas la mayor parte iba ser cosechada durante el segundo semestre de 2016 y el saldo el primer trimestre de 2017.

 

Fuente: MercoPress

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*