La ciudad a la que llegó Cristóbal Colón, en 1492, es la primera de América en tener una iglesia, un hospital y una calle, entre otras construcciones que aún se lucen en su centro histórico. La capital de República Dominicana, una de las urbes coloniales mejor conservadas del continente, ofrece también una mirada hacia los albores del ron y el chocolate, dos de sus productos estrella. Por: Sebastián Abeliuk


Santo Domingo, la capital de República Dominicana, tiene el honor de ser la primera ciudad en ser fundada en América. Fue en 1492 cuando Cristóbal Colón pisó esta tierra que se enorgullece de su centro histórico colonial, uno de los mejor preservados del continente y que muchos turistas pasan por alto cuando vienen de visita a este país caribeño. Seis años después, Bartolomé Colón decidió fundarla junto al río Ozama por orden de los Reyes Católicos.

Al recorrer sus calles del Caso Histórico junto a Kim Sánchez ([email protected]), un historiador y guía, pero también una enciclopedia viva al que todos saludan y admiran, nos vamos enterando que en este destino están la primera aduana, las ruinas del primer hospital y la primera catedral de América. Al paso vemos muchas casas coloniales pintadas de múltiples colores, muchas de ellas con llamativos balcones de donde cuelgan maceteros con plantas y flores.

Recorremos Calle Las Damas junto a Kim, una de adoquines que se ha mantenido intacta desde hace siglos. Nuestro guía nos cuenta que, en efecto, no se le ha agregado un solo centímetro desde entonces. Fue, por cierto, la primera calle de esta antigua ciudad.

Trazada en 1502, lleva por nombre Las Damas por cuanto fue la calle de Santo Domingo donde -según la tradición- residieron las damas del cortejo de la Virreina doña María de Toledo, y donde se labraron las primeras casas de piedra para conquistadores y personajes principales.

En aquella calle con tanta historia se ubica una de las viviendo más ilustres: la última morada de Cristóbal Colón, quien la habitó entre el 13 de agosto y el 11 de septiembre de 1504. Visitamos, posteriormente, el Museo Fortaleza Santo Domingo y luego la Basílica Catedral de Santa María de la Concepción, un lugar cuyo interior es de estilo gótico donde se reúnen los fieles y el Obispo da su cátedra. Aquí descansan los restos de la familia Colón: María de Toledo, Bartolomé, Diego y Luis.

Otros hitos históricos son la Plaza de Colón (junto a la Catedral Primada), donde el descubridor del Nuevo Mundo tiene reconocimiento en una estatua que apunta al horizonte; y la espaciosa plaza España, donde encuentras una variedad interesante de restaurantes.

A PURO RON Y CHOCOLATE

Enfilamos hacia el Museo del Ron, uno de los puntos turísticos más codiciados de Santo Domingo. Allí nos enteramos que en 1492 Colón trae a América la primera planta de caña de azúcar, que en 1661 se usa por vez inicial la palabra “rum”, derivada de Rumbillion (nombre que se le daba a las fiestas piratas tras encontrar tesoros), por el gobernador de Jamaica. Siglos más tarde, en 1929, Julián Barceló, proveniente de Mallorca, funda en la capital dominicana la empresa Barceló y Compañía.

El museo, además, enseña sobre el proceso de fermentación, molienda y ebullición de este licor, junto con la posibilidad de degustar diferentes variedades.

Para terminar la jornada, ideal es visitar Kah Kow Experience, en lo que es una mirada profunda y didáctica a la historia del chocolate al interior de esta tienda y fábrica en calle Las Damas (kahkow.com). Podrá conocer los albores de cómo el cacao se hizo tan popular en República Dominicana y cómo fue evolucionando en manos de diferentes personajes históricos, hasta ser partícipe de la creación de una barra de chocolate que luego se puede saborear.

RECOMENDADOS DE ENFOQUE

Un buen alojamiento: Hotel Hodelpa Nicolás de Ovando (hodelpa.com), en calle Las Damas.

Opciones gastronómicas: Pat´e Palo, junto a Plaza España, considerado uno de los mejores de la ciudad; Buche Perico, cuyo interior está decorado con plantas, árboles y una cascada (bucheperico.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*