La revista científica “Nature” publicó el 8 de julio de este año un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos, y del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, que revela que la población de Rapa Nui, además de tener vínculos genéticos con los polinésicos, los tienen con el pueblo amerindio Zenú, asentado en los valles del río Sinú, en el litoral del Caribe colombiano, donde actualmente se ubican los departamentos de Córdoba y Sucre.

Los investigadores presumen que esto ocurrió entre los años 1150 y 1230, hace 32 generaciones atrás, y confirman la teoría del explorador noruego Thor Heyerdahl, quien en 1947 navegó desde las costas de Perú hasta la isla Raria en la Polinesia Francesa, en una frágil balsa hecha de troncos de madera y bambú, llamada Kon-Tiki, para probar la conexión entre pueblos sudamericanos y polinesios antiguos. Algo que la comunidad científica de esa época descartaba sin rodeos y por unanimidad, pero que después de 73 años de esa mítica expedición se comprueba que Heyerdahl tenía razones de sobra para creer que una navegación por el océano Pacífico entre Sudamérica y la Polinesia era técnicamente posible de realizar en tiempos precolombinos.

«Hemos encontrado pruebas concluyentes para el contacto de los individuos prehistóricos de la Polinesia con individuos nativos americanos contemporáneas. Nuestros análisis sugieren fuertemente que un evento de contacto único ocurrió en el este de Polinesia, antes del asentamiento de Rapa Nui, entre individuos polinesios y un grupo de nativos americanos más estrechamente relacionados con los habitantes indígenas de la actual Colombia», dice el Resumen de la publicación de Nature.

Mujer de la comunidad Zenú en Colombia
Mujer de la comunidad Zenú en Colombia

La población Rapa Nui, además de tener vínculos genéticos con los polinésicos, los tienen con el pueblo amerindio Zenú, asentados en el litoral del Caribe colombiano.


El genetista chileno del proyecto Chilegenómico, Ricardo Verdugo —uno de los científicos que participó en el estudio— afirma en una publicación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile que para determinar la ancestría de los Rapa Nui tuvieron que analizar sus genomas y compararlos con el de poblaciones actuales, desde México hasta el sur de Chile. «Comparamos segmentos de letras del genoma de los Rapa Nui con el de personas de México hasta el sur de Chile, por el lado de la costa del Pacífico. Lo hicimos así porque había que testear la hipótesis de que había un mestizaje más antiguo, uno entre polinésicos y amerindios”, comenta.

Las investigaciones determinaron que el componente amerindio en el genoma de la población Rapa Nui es de 18%, un porcentaje que también incluye presencia genética mapuche, huilliche la que se habría mezclado con ancestros polinésicos alrededor del año 1860, lo cual concuerda con la llegada de los primeros chilenos a la isla, poco antes de su anexión a Chile en 1888.

Existe un consenso científico que el poblamiento de las islas polinésicas ocurrió hace unos 3.000 años cuando navegantes, que venían desde Taiwán, llegaron en canoas hasta las islas Marquesas, cuyos descendientes luego migraron y colonizaron el resto de las islas hacia el sureste, llevando consigo sus genomas hasta la isla de Rapa Nui, ubicada a más de 3.600 km de las Marquesas.

Las investigaciones confirman la teoría del explorador noruego Thor Heyerdahl, quien en 1947 navegó desde las costas de Perú hasta la Polinesia Francesa a bordo de la frágil Kon-Tiki para probar la conexión entre pueblos sudamericanos y polinesios antiguos.


Andrés Moreno, profesor del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad en México, quien colaboró en la investigación afirma que si bien “los pobladores originales de Rapa Nui eran de origen polinésico, esos ancestros ya portaban el componente amerindio de la región colombiana. Este mestizaje ocurrió previo al poblamiento de la isla. Ellos llegaron con parte del genoma de los Zenú. Esta investigación no tiene precedentes, antes se hablaba de un mestizaje con el continente, pero era algo muy general. Este estudio apunta a algo específico”, destaca. Moreno confirma que los estudios determinaron «que el primer mestizaje se produjo con individuos de Colombia y solo recién a mediados del 1800 ocurrió el mestizaje con los mapuche». Esto da cuenta que desde fines del siglo XIX los habitantes de Rapa Nui portan en sus genomas segmentos asiáticos, zenú, mapuche y europeos.

El estudio da cuenta que desde fines del siglo XIX los habitantes de Rapa Nui portan en sus genomas segmentos asiáticos, zenú, mapuche y europeos.


Para el doctor Ricardo Verdugo, “este estudio demuestra que el análisis del genoma de poblaciones actuales puede entregar valiosa información para ayudar a responder preguntas sobre el origen de las poblaciones y sobre antiguas migraciones humanas. Complementa los estudios arqueológicos, antropológicos y lingüísticos, revelando información que fue heredada de generación en generación en el ADN. Y podría ayudar a sensibilizar a la población y a las autoridades sobre la importancia de realizar estudios genético-poblacionales con un abordaje genómico en nuestro continente, así como la necesidad de contar con equipos científicos locales con capacidad de colaborar internacionalmente para generar conocimiento de punta”.

El equipo de investigadores de Chilegenómico que participó de esta publicación está compuesto por los doctores Luisa Herrera, Soledad Berríos, Mónica Acuña, Elena Llop, Lucía Cifuentes, Ricardo Verdugo y Mauricio Moraga.

Fuentes: Revista Nature, Chilegenómico, diario Clarín, Ministerio de Cultura de Colombia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*