Texto original de Ed Bartlett y Becky Ohlsen (Lonely Planet)

Viajar siempre ha sido sinónimo de libertad y descubrimiento, hecho especialmente cierto en el caso del viaje por carretera. Para millones de usuarios del mundo entero, el furgón campers, es la compañera definitiva de ese periplo, pero también es un símbolo de libertad. No es un mero vehículo; es un modo de vida y un pasaporte personalizado a la carretera abierta, ya sea para pasar una noche, un fin de semana, varios meses o incluso años.

        

¿Qué es la vanlife?

Buena pregunta para empezar. Al fin y al cabo, la cámper no es nueva: en 1950 Volkswagen lanzó su icónica Splitscreen (llamada así por su parabrisas de dos piezas). Probablemente, el auge actual del furgón camperizado responde a modas sociales, económicas y culturales mundiales contemporáneas, del mismo modo que ocurrió con los acontecimientos que confirieron tanto éxito al movimiento original. En las décadas de 1960 y 1970, fueron primero el movimiento hippy y luego los surfistas quienes gravitaron hacia la cámper del auto de pueblo alemán.

De ahí saltamos a hoy, con una generación más joven que evita la compra de una casa y retrasa la paternidad, y bastante gente de mediana edad ávida de liberarse de los grilletes de créditos hipotecarios y trabajos monótonos. Internet ha brindado la posibilidad de obtener ingresos sin necesidad de una oficina fija, y Facebook e Instagram permiten a los furgoneteros conectarse, contarse anécdotas, compartir consejos y hasta conocerse en persona, lo cual no está tan lejos de esas antiguas reuniones hippies alrededor del fuego. Entre este mar de cambios, el movimiento vanlife ha aglutinado y desarrollado su propia dinámica, estimulada por estudiadas fotos de puestas de sol, fogatas y charlas interesantes en lugares exóticos lejos de multitudes.

Te puede Interesar: Chile en auto, las mejores self drive

Pero ojo, vivir en un furgón puede resultar agobiante, demasiado caluroso, demasiado frío, sucio, ruidoso, frustrante y a veces hasta peligroso. Si el viajero valora una vida fácil en la que todo salga según lo planeado, entonces vivir o realizar largos viajes en una furgoneta no es para él.

Hay campers para todo el mundo, ya se anhele un hotel de cinco estrellas o un mero saco bajo los astros. Y además, las hay para todos los bolsillos y propósitos, desde un furgón de trabajo hasta un motorhome totalmente equipado.


Cómo elegir un furgón campers

Hay campers para todo el mundo, ya se anhele un hotel de cinco estrellas o un mero saco bajo los astros. Y además, las hay para todos los bolsillos y propósitos, desde un furgón de trabajo hasta un motorhome totalmente equipado. Pero, a la hora de comprar un vehículo, el primer paso es pensar qué necesidades se tienen.

Mientras se piensa en ello, se recomienda elaborar una lista de verificación para responder las siguientes preguntas: ¿Será mi vehículo de uso diario? ¿Conduciré fuera de las rutas marcadas? ¿A cuánta gente llevaré? ¿Dormiré sobre todo en lugares oficiales o practicaré la acampada libre? ¿Cocinaré o comeré fuera? ¿Llevaré un equipo voluminoso fuera del vehículo?

Te puede interesar: 5 consejos para viajar en motorhome a la Patagonia en este invierno

Si se quiere un vehículo de uso diario que de vez en cuando sirva para salir de fin de semana, no se necesita una casa motorizada completamente equipada con cinco camas, del mismo modo que, para una familia de cinco, tampoco es ideal un deportivo descapotable de dos asientos. Una cámper exige muchas más consideraciones que un turismo estándar. Por ello merece la pena armarse de lápiz y papel para enumerar los elementos vitales, los deseables y los que simplemente sería agradable tener. Al escoger un modelo para su compra o transformación, habrá que priorizar según la situación y el presupuesto.

Al escoger un modelo para su compra o transformación, habrá que priorizar según la situación y el presupuesto.


Qué hay que tener en cuenta para elegir un furgón campers

Cada aspecto de la vanlife es un toma y dame. ¿Que se quiere más espacio interior? Un vehículo más grande sufrirá en esas angostas carreteras que hay que atravesar para dar con el lugar de acampada perfecto. ¿Que se quiere ir a menudo de acampada libre? Pues habrá que pensar en elementos imprescindibles autosuficientes, como energía solar, un gran depósito de agua y almacenaje de alimentos. Cada decisión que se tome ejercerá impacto en el resto, por eso hay que ponderar bien qué es lo más relevante para uno y aprender a aceptar los escollos y lidiar con ellos.

El consejo principal es decidir con antelación si se quiere comprar un furgón “acabado” y listo para la aventura o bien un vehículo para empezar de cero que se pueda camperizar.


Presupuesto para elegir el mejor furgón

El consejo principal es decidir con antelación si se quiere comprar un furgón “acabado” y lista para la aventura o bien un vehículo para empezar de cero que se pueda transformar si el tiempo y el dinero lo permiten. Si se adquiere una cámper recién salida de fábrica, entonces uno puede relajarse durante los primeros tres años y centrar su energía y dinero en viajar. Pero lo habitual es comprar una furgoneta de segunda mano y reconvertirla o comprar un vehículo nuevo base para transformarlo. Y ahí es donde la cosa se puede complicar.

Calcular un presupuesto es algo muy personal, por lo que resulta imposible sugerir una especie de talla única que sirva para todos. En general, lo sensato es invertir generosamente en la mejor furgoneta base posible, pues el fin primordial de todo vehículo es ir y volver de los sitios. Ahorrar al principio puede salir caro después.

Uno de los mejores consejos previos a hacer una compra importante es probar antes de comprar.


Probar antes de comprar

Huelga decir que la investigación es la clave no solo para dar con el furgón correcto, sino para sacarle el mayor partido en carretera. De ahí que haya que estar dispuesto a invertir una suculenta cantidad de tiempo en actualizar el vehículo, pero también en revisar la abrumadora oferta de equipo de acampada y accesorios que transformarán la furgoneta de buena en excelente.

Los foros en línea y reuniones en persona son fuentes estupendas para ahondar en esa oferta más allá de las primeras incursiones en las llamativas fotos de Instagram. Pero uno de los mejores consejos previos a hacer una compra importante es probar antes de comprar. A tal fin hoy hay muchos locales de arriendos, ideales para adquirir experiencia. Incluso hay una aplicación similar a Airbnb que conecta a propietarios de furgonetas con arrendatarios potenciales. Una vez decidida la compra, el viajero puede empezar un viaje en furgoneta de unos días, de unos meses o de unos años...

En un próximo artículo te recomendaremos una lista de vehículos que se venden Chile y los mejores destinos nacionales para empezar a planificar tu próximo viaje post coronavirus.

 

Te puede interesar: Agencia chilena ofrece ver la fecha mundial de rally de Concepción en Motorhome

 

 

 

Artículos relacionados

#Campers

 

#Van Life

 

#Motorhome

 

#Furgón

 

#Aire Libre

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*