El turismo wellness o de bienestar no para de crecer en el mundo. En 2018 generó más de 200 millones de viajes y si bien Chile es un país privilegiado por su geografía y por su naturaleza, aún está atrás en este segmento, principalmente por no tomar en cuenta el potencial de desarrollo que ofrece el turismo de bien estar.  Fotografías: Wilson Vigorena.

 

 

El turismo wellness o de bienestar, como se conoce al creciente nicho del mercado turístico relacionado con tratamientos de salud emocional y física mediante terapias alternativas, genera alrededor de 200 millones de viajes en el mundo y mueve globalmente unos 3,7 trillones de dólares anuales.

Lejos de estos números pero con un gran potencial, Chile es un país privilegiado en este ámbito debido a la diversidad de sus paisajes, a su increíble naturaleza, a la existencia de aguas termales, pero también a la presencia de diversos centros magnéticos y a su conexión con las estrellas y el universo, siendo uno de los más importantes, la zona del Valle del Elqui, reconocida hoy en día por varios medios internacionales como uno de los destinos emergentes más importantes de América Latina, donde se existen altas concentraciones de magnetita y cuarzo, y se encuentran observatorios turísticos ubicados en distintas localidades alrededor del valle.

También en la Región de Coquimbo, otro destino reconocido es el Valle de Quilimarí, el cual cuenta con atractivos naturales, arqueológicos y con gran abundancia de cuarzo, ampliamente valorado por sus propiedades curativas y que llena de buenas energías al cuerpo a través de terapias holísticas.

 

De cordillera a mar, los valles transversales de Norte Chico —la zona más estrecha de Chile— son los destinos que reúnen las mejores condiciones para el desarrollo del turismo wellness.

 

En opinión del experto en turismo francés, Georges Bonan, quien además es economista y geógrafo, los valles transversales del Norte Chico son los destinos que reúnen las mayores condiciones para posicionarse en el turismo wellness de Chile. ¿La razón?: “Esta zona es la más estrecha de Chile, lo que permite conectar al turista simultáneamente con las energías del Pacifico y de la Cordillera. Además posee los cielos más limpios del mundo, y más de 300 días de sol por año, lo que ofrece al viajero una re energización, gracias a esta conexión con los cuatro elementos fundamentales de nuestro planeta: agua, aire, tierra y fuego”, explica Bonan.

Precisamente, bajo el nombre de “En Búsqueda del Quinto Elemento” —el “éter”, substancia, en la antigüedad griega, sólo al alcance de los dioses—, como una metáfora del equilibrio emocional físico y mental; surge el proyecto “Chile Wellness”, instancia que ha permitido tejer la primera red de Turismo de Sanación de Chile, a través de la asociación de empresas, tradicionales de turismo y especialistas de terapias alternativas diplomados, cuyo objetivo es ofrecer un nuevo tipo de turismo de intereses especiales mezclando actividades indoor y outdoor, donde los servicios tradicionales pasan a segundo plano, para hacer visible su verdadera motivación: el bienestar físico y espiritual de los turistas.

“La asociatividad es clave”, dice Bonan y lo ejemplifica con esta red de empresas, preparadas por más de dos años, perfeccionando sus productos y servicios. “Esta red está constituida especialmente para ofrecerles a los turistas descanso con alimentación sana, y actividades como trekking, meditación, mindfulness, chi kung, reflexología, birdwatching, observación de las estrellas, tinas calientes, spas, y tantas otras para ayudarles en la búsqueda de un mejor control del stress, una actitud mental positiva, una reenergización integral, una restauración de su mente, de su cuerpo, de su alma, un incremento de su bien estar y de su bien ser”, explica Bonan, quien en su calidad de experto en relaciones internacionales y de desarrollo territorial, a puesto en evidencia el potencial que tiene para Chile este segmento de mercado.

 

Una red de empresarios y terapeutas locales ofrecen a los turistas descanso con alimentación sana y actividades de bienestar, indoor y outdoor con terapias alternativas.

 

Es así como el proyecto constituyó un comité científico integrado por naturópatas, biólogos, ingenieros agrónomos, sociólogos, terapeutas, periodistas especializados en astronomía, entre otros, que fundamentan y validan las actividades propuestas, para ir más allá del “me hace bien” y aportar realmente al bien estar de quien se traslada a estos valles del norte chileno.

Bonan y su equipo han diseñado una serie de programas que proponen una “experiencia wellness” desde tres días hasta cinco días, por los valles del Elqui y del Quilimari, con proyección para 2019 y 2020 en los valles de Los Choros, de Río Hurtado, y del Choapa. El programa “Enlace Místico”, por ejemplo, es una ruta que enlaza la costa de la región de Coquimbo con las alturas de la cordillera de Los Andes en busca del Quinto Elemento y que incluye paseos sensoriales y caminatas en el río Elqui y en exclusivas playas del océano Pacífico, además de actividades de relajación como chi kung, y observación de los cielos nocturnos en la cordillera de Los Andes. El programa “Luz Estelar”, por su parte, mezcla actividades astronómicas con masajes, reflexología y aromaterapia, entre otras actividades.

Es interesante destacar que todos estos programas integran todos el astroturismo, aportando con esto no solo diversificación de la oferta turística nacional, sino también captación de mayor valor por turista y a la diferenciación internacional del país. Al respecto, los expertos coinciden que el astroturismo chileno en 2019 vivirá un año clave, debido al eclipse solar total que se registrará en julio en la Región de Coquimbo, un fenómeno que atraerá a más de 300 mil turistas y cientos de periodistas y científicos sólo en la región de Coquimbo, Sin duda una oportunidad única para que la región, conocida como la “Región Estrella”, le haga honor a su apodo y se trasforme en un polo turístico importante.

 

En el norte de Chile el turismo wellness combina muy bien con otros segmentos y actividades complementarias, como el astroturismo, el birwatching, el trekking y las cabalgatas, además del turismo cultural y científico. 

 

Finalmente, Georges Bonan asegura que el segmento de mercado wellness representa a nivel mundial en términos económicos “dos veces más que el reconocido turismo de aventura”, tiene un enorme potencial de desarrollo en otras regiones de Chile gracias a las características geográficas del país. Pero para llegar a ser competitivos y atraer turistas no basta con la naturaleza y condiciones geográficas, “es necesario ir más allá del tradicional SPA”, afirma Bonan, recomendando, y bajo el modelo desarrollado en la región de Coquimbo, ofrecer actividades indoor y outdoor, adaptar las terapias a las necesidades de los clientes, capacitar a las personas que trabajan en este tipo de servicios para que se ofrezca un atención en conciencia plena, tematizar y ambientar los establecimientos turísticos en función del concepto desarrollado, y trabajar en red para asociarse con terapeutas diplomados para que la promesa ofrecida sea cumplida y para poder lograr una difusión al nivel nacional e internacional. “Hay que llegar a una certificación de establecimientos de turismo wellness para garantizar la calidad y el profesionalismo, y es el próximo desafío de nuestra empresa Chile Wellness”, finaliza Bonan.

 

Video Chile Wellness. Más información revisa el portal WWW.CHILEWELLNESS.CL

 

Total
19
Compartido

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*