El campus central de la Universidad de Concepción se convirtió oficialmente en Monumento Nacional en la categoría de Monumento Histórico tras la publicación en el Diario Oficial el día 20 de febrero de 2017.

El Consejo de Monumento decidió su protección en forma unánime al reconocer en la edificación un lugar de histórico al ser una de los primeros campus universitarios de Chile y América Latina, en el que destacan como autores los arquitectos Karl Brunner (1931-1956), y Emilio Duhart (1957-1967) en su desarrollo urbanístico.

El campus construido a partir de 1919 es exponente del patrimonio moderno y forma parte del desarrollo económica y social de la ciudad.


 

«El proceso que debiera suceder ahora ya siendo Monumento Nacional es una sensibilización aún mayor de este patrimonio hacia la comunidad local y hacia el país para permitir un mayor conocimiento y valoración y desde luego procurar su debida mantención y que no pierda autenticidad e integridad que lo han hecho merecedor de tal distinción» destacó Ángel Cabeza, Director de la Dibam y vicepresidente del Consejo de Monumentos Nacionales.

La Universidad de Concepción es una de las primeras edificadas bajo el concepto de Campus en América Latina. El gran promotor de su fundación, y su rector entre 1920 y 1956, fue el pedagogo, filósofo y abogado Enrique Molino Garmendia (1871-1964) , quien en 1916, como director del Liceo de Concepción, detectó la necesidad de dar continuidad a los estudios de los alumnos recién egresados.

En la historia del campus destacan que entre 1923 y 1925 se realizó la adquisición de tres lotes del sector denominado «La Toma», sumando una superficie total de 9,27 hectáreas, para su construcción, a partir de entonces se identifican cuatro periodos importantes en el diseño y materialización del Campus, señalados por las décadas de 1930, 1950, 1960 y posterior.

«Esto es muy beneficioso para Concepción, ya que existía una comunidad crítica en cómo se estaba interviniendo algunos edificios del Campus tanto en ampliaciones o edificaciones nuevas, por ello era necesaria su protección para mantener su integridad para las futuras generaciones. Se trata de la máxima distinción que posee Chile en la protección patrimonial que en este caso no hace sino justicia ante una edificación donde se reconoce una de las ciudades metropolitanas del país», dijo por su parte Ana Paz Cárdenas, Secretaria Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales.

Fuente: Consejo de Monumentos Nacionales CMN




							

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*