Back view of woman pulling her luggage strolling inside the airport terminal.

Tom Hall, escritor de viajes de Lonely Planet, da respuesta a varias dudas de los viajeros sobre viajar en medio de la pandemia del coronavirus.


La pandemia de la Covid-19 (Coronavirus) es una situación sin precedentes para el turismo y para los viajeros. En Lonely Planet eso significa que no trabajamos con normalidad; pero seguimos apostando por lo que siempre hacemos: centrarnos en las necesidades del viajero, y eso significa que recibimos un montón de preguntas cada día.

En el momento actual, cualquier orientación y consejo que se ofrezca puede abarcar varias categorías, y muy amplias. El período más inmediato, las próximas cuatro o seis semanas, es el más fácil de visualizar.

Si la gente tiene viajes reservados, las opciones son bastante claras: allí donde la situación esté controlada por un gobierno o siga las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay que respetar las medidas indicadas. Reorganizar los viajes a las zonas afectadas y, en muchos casos, a zonas que no están afectadas, es posible. Aunque, claro está, esa lista de zonas afectadas va cambiando rápidamente.

Intentar prever más allá de esas cuatro o seis semanas es complicado porque seguramente se aplicarán nuevas restricciones y más cambios a las condiciones de las reservas en aerolíneas y agencias de viajes. Sea como sea, esperamos que algunos destinos empiecen a recuperarse y que otros no se vean afectados, o tan afectados, por el virus.

Reorganizar los viajes a las zonas afectadas y, en muchos casos, a zonas que no están afectadas, es posible. Aunque, claro está, esa lista de zonas afectadas va cambiando rápidamente.


1. ¿Ahora es momento de viajar?
En este momento y siendo realistas: ahora no es momento de viajar. Todas las personas deben seguir las indicaciones de sus gobiernos respectivos y, como medida adicional, plantearse si su viaje es esencial y supone un acto de responsabilidad en el contexto actual.

Se siguen aplicando restricciones en todo el mundo. El Departamento de Estado de EE UU instó a sus ciudadanos el pasado 11 de marzo a reconsiderar los viajes al extranjero. Todos los viajes de ciudadanos no estadounidenses procedentes de 26 países europeos con destino a EE UU han quedado suspendidos durante los próximos 30 días, incluidos los tránsitos por la zona Schengen y, con toda probabilidad, la prohibición se hará también extensible a los viajeros procedentes de Reino Unido e Irlanda. Por su parte la India anunció que suspende todos los visados, impidiendo la entrada de viajeros al segundo país más poblado del mundo. Que todas estas reacciones tan radicales se hayan anunciado en un día muestra lo rápido que va cambiando la situación. A las medidas ya comentadas hay que añadir que siguen vigentes las restricciones para viajar a China, Italia e Irán.

2. ¿Qué pasa si he reservado un viaje a un destino que no está en las listas de países restringidos de mi país?
La mayoría –pero no todas– las aerolíneas ofrecen opciones más flexibles para que la gente cambie los billetes ya comprados. En muchos casos, las tasas por cancelación no se aplican y en su lugar se ofrecen cambios de vuelo dentro de un período de tiempo específico.

La flexibilidad varía de una aerolínea a otra –algunas aerolíneas continúan limitándose a ofrecer nuevas reservas y/o reembolsos en los vuelos a/desde China, Italia e India y en cualquier vuelo cancelado. Otras están ofreciendo más opciones para volar dentro de este mes o a principios de abril.

Aunque muchas aerolíneas europeas y de todo el mundo han cancelado una parte sustancial de sus vuelos, muchas otras siguen operando. Desafortunadamente, a menos que las recomendaciones cambien y prohíban viajar al destino donde se tenga programado el viaje y la aerolínea no ofrezca mayor flexibilidad, en general no será posible obtener el reembolso del importe del billete si el viajero opta por no viajar. Los seguros de viaje no cubrirán ninguna renuncia a viajar, incluso a pesar de las circunstancias actuales.

Sin embargo, a medida que pasan los días los procedimientos de cambio se van volviendo más flexibles, razón por la cual lo más recomendable es ponerse en contacto directamente con la aerolínea en cuestión. Esto es algo que puede resultar extremadamente complicado en el momento actual, ya que las centralitas están desbordadas por el volumen de llamadas, así que siempre que sea posible lo mejor es intentar hacer los cambios en línea y plantearse posponer cualquier decisión que no deba tomarse ahora. Si fuera indispensable contactar por teléfono, conviene intentar llamar fuera de las horas punta. Otra opción a tener en cuenta es contactar con los departamentos de atención al cliente a través de las redes sociales.

3. ¿Es buen momento para reservar viajes?
Depende. En el momento actual, si todavía no se ha reservado ningún viaje la postura es más ventajosa que si ya se ha reservado. Pero también merece la pena plantearse esa reserva para más adelante, por ejemplo. Muchas aerolíneas están renunciando a cobrar las tasas de cancelación en todos los vuelos reservados hasta el 31 de marzo. Esto daría un margen de tiempo muy amplio, hasta el mes de febrero del 2021 –aunque conviene comprobar cada caso de manera individual–, para completar el viaje. No podemos saber cuándo va a mejorar la situación, pero este planteamiento ofrece la flexibilidad necesaria para realizar ese viaje que se quiere hacer.

Para viajar en los meses de temporada alta en el hemisferio norte –julio y agosto–, los viajeros pueden esperar contar con todas las facilidades necesarias para reservar cuando llegue el momento adecuado. Los operadores turísticos confían en que los consumidores se mantengan a la expectativa y están preparando incentivos para cuando se supere la fase más inmediata de la crisis.

4. ¿Tiene validez mi seguro de viaje?
Si bien siempre hay que contar con un seguro de viaje, solo merece la pena tenerlo si cubre los problemas que puedan surgir. Hay que consultar la cobertura de la póliza y asegurarse de que uno queda protegido. Ténganse en cuenta las excepciones y las obligaciones que se atribuyen al contratante: en particular, no debe viajar a destinos que tengan restricciones de viaje en activo, aunque no esté prohibido hacerlo.

Muchas pólizas vendidas desde finales de enero no cubren la casuística relacionada con la COVID-19 en cualquier destino. En resumen, hay que consultar la cobertura tanto si se tiene una póliza ya existente como si se contrata una nueva. En algunos casos se requiere adquirir una cobertura añadida que cubra cualquier alteración del viaje y las pérdidas que de ella se deriven.

Este es también el momento de analizar atentamente cualquier seguro de viajes que vaya incluido en una tarjeta de crédito o del que uno se beneficie por ser miembro de alguna organización, y plantearse reforzarlo como póliza completa independiente.

Hay que tener en cuenta que quien cobra el dinero de la reserva es la agencia de viajes, no la aseguradora. Si al viajero se le debe un reembolso, tiene que recuperar el 100% del importe, depósitos incluidos. En el caso de cancelar el viaje por completo y no tener otros planes de viaje inmediatos en perspectiva, por lo general se puede obtener un reembolso de la póliza.

5. He reservado un viaje para más adelante y el operador no me permite cancelarlo. ¿Qué puedo hacer?
Pese a que esta es una época estresante para los clientes y que los operadores de viajes ofrecerán una mayor flexibilidad en el futuro inmediato, estos últimos también buscarán la manera de revitalizar su negocio. Por eso es improbable que varíen su política de cara al verano si no se ven obligados a hacerlo.

Así que, si el viajero tiene previsto irse de viaje a partir de mediados de abril, en la mayoría de los casos deberá continuar con el plan previsto o arriesgarse a perder cualquier depósito que haya abonado. La industria turística espera recuperar la normalidad lo antes posible y que la temporada de verano en el hemisferio norte pueda desarrollarse con total normalidad.

6. ¿Qué hay de los viajes por tierra?
Es difícil contestar esto a escala global, pero los servicios ferroviarios europeos quedan afectados por las restricciones de movilidad impuestas en cada país. En otros casos, como en el del servicio Eurostar desde el Reino Unido hasta Francia, Bélgica y los Países Bajos, los servicios operan con normalidad (al menos hasta el 12 de marzo).

Allí donde los servicios queden afectados, las reservas pueden modificarse a través de las compañías ferroviarias. La mejor web para estar al corriente de las últimas actualizaciones es Seat61.

Si el viajero tiene previsto entrar por tierra en algún país debe consultar las recomendaciones actualizadas de dicho país en los enlaces del Ministerio de cada país y estar preparado para chequeos extras y retrasos en las fronteras. En algunos casos, las fronteras pueden quedar cerradas sin aviso previo.

 

 

Inscríbete a nuestro newsletter

Recibe semanalmente nuestra última edición + beneficios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*